Folklore o folclore (aceptada por la Real Academia Española) que abrevia de alguna forma al término (saber del pueblo) fue utilizada por primera vez por el arqueólogo inglés William John Thoms (1803-1885) que, con el seudónimo de Ambrose Merton, según una publicación de la revista londinense “Athenaeum”, del 22 de agosto de 1846.

La palabra está compuesta por dos voces inglesas “folk” (pueblo) y “lore” (saber, ciencia), para definir al saber popular, los conocimientos, usos y costumbres transmitidos de generación en generación; en definitiva, lo que se transmite de boca en boca, que trasciende, se incorpora a nuestras costumbres y desconoce toda autoría.

La herencia cultural es lo que se denomina Folklore, que nos identifica como pueblo. Incluye también los conocimientos espirituales y materiales con aplicaciones prácticas en los distintos momentos de la vida de la comunidad. Es un factor de identidad nacional. Es anónimo, pero siempre vigente ya que perdura en la memoria popular.

Riqueza del folclore paraguayo

El Paraguay posee un inmenso caudal de sabiduría popular y ricas tradiciones que perviven a través del tiempo, gracias a la memoria colectiva, y que son muestra de la diversidad cultural presente en el país.

Forman parte del Folklore los káso ñemombe’u como Perurima y Pychãichi, el arpa paraguaya, los mitos como el Jasy Jatere y el Luisõ, las leyendas como: Ykua Bolaños y Ñandejára Guasu, las supersticiones, los juegos, las religiosidades populares, las comidas típicas, el tereré, la medicina natural, algunas artesanías, danzas, la música y el ñe’enga.

Así también, el Ñandutí, este bordado está inspirado en la tela de araña (ñandutí significa telaraña en Guaraní) según la leyenda. Cuenta además con el ao po’i, tela rústica, bordado por artesanas muy habilidosas. Igualmente la cerámica, los sombreros de paja (Piri), las esculturas de madera, la plata y el oro afiligranados. Igualmente la cerámica, los sombreros de paja (Piri), las esculturas de madera, la plata y el oro afiligranados.

La danza paraguaya en sus distintas manifestaciones (galopera, baile de la botella, solito, pericón, guyra-campana) forman parte de nuestro Folklore Nacional.

Dentro de su gastronomía las deliciosas comidas típicas como el Bori-Bori; Mbeyú; el chipa soo (chipa con carne molida con condimentos como relleno), el pastel mandi’o y muchos otros.

Como bebida tradicional, está el tereré; (con infusión de remedios yuyos, agua fresca, yerba) para los días de calor; y el mate (infusión de remedios yuyos, agua hervida, yerba; para los días de frío.

Las características del folklore son, tradicional, vulgar, común, propio de la gente común o simple, del vulgo, es anónimo, de autor desconocido, es funcional, utilitario y espontáneo.

Fuente: IP Paraguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.